Una Forma de Desarrollo Profesional Continuo

Enseñanza Reflexiva: Una Forma de Desarrollo Profesional Continuo

Suelo empezar una serie de conferencias con la siguiente frase: “Mi nombre es Mark, y soy un practicante reflexivo”. Esto se hace no sólo para presentarme a los estudiantes, sino para señalar que la “reflexión” es un ingrediente omnipresente en mi enfoque de las dinámicas de aprendizaje y enseñanza.

En términos prácticos, esto significa que considero o pienso cuidadosamente en mi enseñanza y en el aprendizaje de mis alumnos. Esencialmente, adopto un enfoque analítico de la enseñanza, que implica examinar, enmarcar, intentar resolver los dilemas del aula y cuestionar mis suposiciones, valores y creencias sobre la enseñanza.

También implica participar en el desarrollo del plan de estudios, participar en los cambios que se producen en la universidad y asumir la responsabilidad de mi propio desarrollo profesional continuo. Es este enfoque analítico de la enseñanza y el aprendizaje (facilitado por la reflexión) lo que me permite un desarrollo profesional continuo, es decir, la adquisición de conocimientos prácticos o relacionados con el trabajo.

Una Forma de Desarrollo Profesional Continuo
Enseñanza Reflexiva: Una Forma de Desarrollo Profesional Continuo

¿Cómo construyo conocimiento práctico o relacionado con el trabajo a través de la enseñanza reflexiva?

Como practicante reflexivo, construyo conocimiento práctico o relacionado con el trabajo a través de la enseñanza reflexiva de varias maneras. Destacaré sólo tres para su atención.

  1. A menudo, el empleo de episodios de reflexión en el aula me lleva a consultar investigaciones y aplicar soluciones que abordan las necesidades de varios estudiantes, como el trato con estudiantes culturalmente diversos y con aquellos para quienes el inglés no es su lengua materna.

El proceso reflexivo y las acciones subsiguientes me dotan de nuevos conocimientos sobre la enseñanza a estudiantes con necesidades diversas que he aplicado a futuros episodios de enseñanza.

  1. En segundo lugar, llevar a cabo una reflexión-en-acción que implica pensar críticamente `en el centro de las cosas’ resulta en el uso de habilidades de pensamiento de orden superior, como el análisis de situaciones de enseñanza, dificultades que los estudiantes están experimentando para poder sintetizar una solución. Este proceso siempre refuerza mi conocimiento de varios aspectos del aprendizaje.
  2. En tercer lugar, los ejercicios de reflexión sobre la colaboración realizados con los colegas conducen al desarrollo y al refuerzo de los conocimientos sobre lo que se necesita para trabajar con otros para lograr objetivos específicos. Por ejemplo, existe la necesidad de ser confiable y estar comprometido a completar las tareas asignadas y la necesidad de desarrollar buenas habilidades de relación interpersonal.

Soy de la opinión de que la adquisición de conocimientos prácticos o relacionados con el trabajo a través de la enseñanza reflexiva le ayudará a desarrollar la autoconciencia y el conocimiento a través de la experiencia personal. Más importante aún, el perfeccionamiento de estas habilidades a través de la reflexión le ayudará en su papel como profesional autónomo, asumiendo mayores responsabilidades para su propio desarrollo profesional.

Deja un comentario