ayude a su hijo

Ayude A Su Hijo Con La Historia.

Recuerde la canción de James Taylor de los 70 con la letra “No sé mucho sobre historia, no sé mucha geografía…”. Si realmente no sabe mucho al respecto, no transmita esos sentimientos a sus hijos. Tampoco es demasiado tarde para ti. Lo que puede haber pensado como aburrido y una pérdida de tiempo cuando estaba en la escuela, podría ser lo mismo que una familia puede construir para salidas familiares, vacaciones y recuerdos. Después de todo, la historia es un recuerdo y puede ser un vehículo emocionante para una unión familiar como ninguna otra.

Ya sea que se registren eventos históricos o recuerdos locales / familiares, estos eventos pueden ser un trampolín para conversar y estudiar. No todos van a tener la misma intensidad de interés que los llevará a obtener un BA o MA en la historia, pero todos tienen vínculos con el pasado y con otras culturas.

Para diseñar un plan para el apoyo familiar y la participación en la historia, piense en usar estas seis sugerencias para ayudar. Estas ideas incluyen: investigar la historia familiar; viendo programas educativos de televisión juntos; tener una comunicación significativa y frecuente; entendiendo los diferentes tipos de historia; diseñando actividades en el hogar que realzan la historia y haciendo conexiones escolares.

Su Hijo Con La Historia.
Ayude A Su Hijo Con La Historia.

1) Investigación de historia familiar: la historia puede ser un hábito que una familia puede desarrollar, pero tomará el impulso positivo de un padre para desarrollar un interés. Un excelente punto de partida es comenzar con la historia familiar. Compartir información e investigar información sobre miembros de familias anteriores puede ser un esfuerzo emocionante para los jóvenes. Comenzar un árbol genealógico es una forma lógica de abordar el viaje para observar personas y eventos en el pasado de una familia.

Existe un software excelente y económico que puede usarse para ayudar a configurar una plantilla para registrar datos que se han recopilado sobre familiares anteriores. A los niños realmente les gusta poder compartir algunos datos interesantes en la escuela sobre sus familiares. Qué manera de enganchar a los niños en la historia y la investigación. Qué manera de aumentar la autoestima de un niño.

2) Viendo la programación educativa – Eche un vistazo a los informes y comentarios diarios sobre personas y eventos. Ver las noticias juntos como una familia puede ofrecer una multitud de temas para la discusión y el debate familiar. Otras oportunidades de televisión pueden incluir programas del canal de historia o del canal de viaje. Las biografías son una de esas cosas fáciles y agradables con las que los niños pueden relacionarse.

Ver programas en familia puede ser una experiencia gratificante para todos. Además de la televisión, los atlas, el acceso a Internet, las revistas y los periódicos son recursos importantes para tener disponibles en casa. Además, una salida familiar a la biblioteca pública local es otra manera de que las familias accedan a materiales relacionados con la historia y los eventos actuales.

3) Comunicación diaria: la comunicación diaria es una necesidad. A los niños les encanta tener conversaciones adultas con sus padres. Guíe las conversaciones en temas valiosos que incluyan temas históricos y actuales. El entusiasmo de los niños puede ser contagioso. Descubrir lo que les interesa y lo que creen que es humorístico puede ser revelador. Las aventuras pueden y deben incluir visitas a bibliotecas locales, salidas de fin de semana y vacaciones familiares.

Las vacaciones pueden girar fácilmente alrededor de perspectivas históricas porque la mayoría de los destinos tendrán información turística sobre el área. Un folleto o libro para turistas incluirá la historia del área, sugerencias de turismo y otras ideas. La Cámara de Comercio de su lugar de vacaciones puede ser un excelente punto de partida, o una visita a una librería para comprar un libro de viaje es otra fuente.

4) Comprender diferentes tipos de historia: un padre puede tener una influencia tremenda en cómo los niños formulan sus opiniones sobre el pasado y el presente. Aquellos hogares que incluyen discusiones animadas de naturaleza política pueden preparar el escenario para que un niño se mantenga involucrado como adulto.

Sin embargo, un niño debe tener la oportunidad de formarse opiniones basadas en información de múltiples fuentes. Tomar la visión de un solo canal de noticias de los eventos actuales como evangelio, es algo peligroso. Se debe alentar a los niños a explorar los problemas desde diversos puntos de vista, y los adultos pueden incluso aprender una lección de esto.

Lo mismo vale para mirar el pasado. La historia es más que un simple libro de texto escolar. Los niños deben darse cuenta de que existen diferentes tipos de evidencia y fuentes históricas: registros originales, narrativa histórica, comentarios, líneas de tiempo, estudios en profundidad e información geográfica, por nombrar algunos. No reprima su curiosidad y aliéntelos a expandir sus intereses.

5) Actividades en el hogar que se basan en la historia: hay una serie de actividades prácticas que un padre puede hacer con un niño en el hogar que involucra la historia pero no parece historia. Al estudiar otras culturas y épocas, una de las partes más interesantes de ese estudio es el arte. Estudiar y replicar parte del arte de un período histórico puede ser una actividad familiar divertida. Por supuesto, Internet es una forma económica de llevar el arte al hogar. Además, cocinar alimentos de otras culturas también puede ser una buena experiencia de aprendizaje. Es práctico, también, porque tienes que comer de todos modos.

6) Conexiones escolares – Finalmente, averigüe cuál es el currículo de historia o de estudios sociales para el nivel de grado de su hijo. Trate de apoyar esos temas a través de actividades y discusiones en el hogar. Al hablar con el maestro de su hijo, consultar el sitio web del distrito escolar o leer los marcos curriculares del departamento de educación del estado, se puede obtener un resumen de las metas y objetivos del año. Esta información debería ser útil para que el apoyo de los padres sea oportuno y relevante.

Participe en actividades divertidas y educativas con su hijo. Ambos se beneficiarán de las experiencias y fortalecerán su relación al mismo tiempo. Apague la televisión en los horarios designados y haga algo de valor real como familia. Si hace un esfuerzo por pasar tiempo de calidad ayudando a su hijo a adoptar actividades educativas, nunca volverá a sentir la necesidad de cantar: “No sé mucho sobre historia…”

Deja un comentario